viernes, 25 de mayo de 2012

El rayo del diablo

Descubrimos un misterioso suceso en 1875, en una aldea de Vimianzo.

Xosé Manuel Lema

Durante el año 1875 los rayos hicieron estragos en distintos puntos de la comarca.Desperfectos en la villa de Laxe, y en Corme, donde una descarga electroestática entraba en la escuela e hirió e un niño. También hubo daños en las localidades de Serantes y Canduas.

Medios como El Libredón o El Globo dan cuenta en sus páginas de todo lo que pasó. Pero sin duda el hecho más impresionante de ese mes de agosto de 1875 fue lo sucedido en la localidad de Braño, en el término de Vimianzo.

Os lo contaré con mis propias palabras.

El bueno de Iñigo paseaba con su caballo por este lugar de la parroquia de Carantoña. Lo acompañan su hija y su yerno. Es un verano de tronadas frecuentes y clima variable. El cielo está enfadado.
Iñigo detiene su caballo y comienza a hacer unas extrañas apreciaciones a sus acompañantes, seguramente bajo unos efectos misteriosos.  Asegura estar viendo un “demonio negro, feo que está con las piernas para arriba y que espanta los ojos”. Según un cronista de la época, el yerno no sabe que responder.
Pero todo acontece muy rápido.Se aprecia una nube negra de la que brota un rayo y mata a Iñigo después de su confesión. La pareja resulta herida y según el diario El Globo a mediados del mes de agosto luchaban contra la muerte. Una muerte que en esas trágicas fechas mataba a un vecino de Xaviña, en Camariñas. Aunque ninguno había hecho tan sorprendente confesión como la de Iñigo.


FOTO-Google images

No hay comentarios:

Publicar un comentario