martes, 27 de agosto de 2013

La Luftwaffe sobre la Costa da Morte

Aviones nazis recibieron cobertura en la Costa da Morte durante la segunda guerra mundial.


por RAFAEL LEMA




Además de servir de base a submarinos y a mercantes que les daban cobertura, aviones nazis usaron nuestro cielo y nuestro suelo en la 2ª Guerra Mundial. Testimonios de pilotos alemanes y aliados, archivos desclasificados, corroboran lo que ya parecía una evidencia, dado los frecuentes encuentros en nuestras rías de aviones nazis y aliados. Hoy sabemos que la Luftwaffe usó nuestros aeródromos, con aviones de guerra o disfrazados de aviación civil, para defender los transportes de mineral y el suministro a los submarinos. Del mismo modo estos vuelos que salían de nuestras bases en Lugo o Santiago servían para localizar convoyes en el Atlántico y para otras misiones de reconocimiento. Tanto la PRU inglesa como la FAG alemana espiaron, patrullaron, fotografiaron nuestras rías y puertos. Además de la importante base naval de Ferrol, curiosamente, la ría de Camariñas fue un objetivo de primer orden de ambos escuadrones de reconocimiento y en ella cayeron dos aviones de combate nazis.




 La foto inédita de un hidroavión alemán en 1943 en la abra de Muxía incide en la llaga, como un testimonio gráfico de gran valor. En este año España había adquirido seis hidroaviones de reconocimiento naval italiano Romero Ro-43, y otros. 15 aviones Me-109-F4 y 10 bombarderos Ju 88 A-4. En 1944 el Ejército del Aire adquirió 12 hidroaviones Dornier Do 24 para misiones de Búsqueda y Salvamento. ¿Casualmente? Camariñas, Malpica, Sisargas, Corme, Sardiñeiro, son nombres que se suman a la presencia de aviones nazis en la gran guerra. Y esta cobertura estuvo a punto de costarnos caro, ya que los aliados proyectaban acciones directas sobre nuestros puertos y rías, su bombardeo y minado. Algunos episodios con todo siguen en el limbo como la persecución e intercambio de artillería entre dos buques de guerra entre Arou y Laxe, avistado por los vecinos desde la costa. El avión de la imagen en Muxía es un Dornier Do 24, usado también como bombardero. Tipo: transporte y rescate aéreo. Tripulación: 6 hombres . Motor: Tres BMW 323R-2 nueve cilindros radiales de 1000 hp . Velocidad máxima: 331 km/h. Techo: de servicio 7500. Peso: 9400 kg vacio/18400 kg maxima. Armamento: Una MG 15/7,9mm en la nariz Un MG 151/20mm en torre dorsal Una mG 15/7,9 mm en torreta trasera. Carga bélica: Dos bombas de 50 kg.



La lista de batallas aéreas sobre nuestro suelo, incluso en tierra, es larga y apunta a constatar la presencia de aviones nazis en Galicia. El 2 de enero de 1942 un Cóndor del KG40, matricula F8+LL y WNr.88, avistó al HMS Scottish frente al Cabo Espichel y lo atacó, siendo dañado por la artillería antiaérea del barco. El avión sufrió graves daños y tuvo que amerizar en la ría de Camariñas, donde se hundió. La tripulación sobrevivió y fue repatriada. El 17-6-1942, un avión inglés cae en cabo Ortegal. El 12-7-42, un Focke Wulf 200 Kondor alemán cae en ría de Muros. El 20-7-42 un avión aliado cae en Corme. El 20-8-42: tras combate sobre Malpica, un avión inglés cae en Ponteceso y un alemán en punta Langosteira. El 13-6-43 un Sunderland americano del 228 escuadrón de bombarderos cae en Fisterra, hundido por artillería de 5 submarinos alemanes. El 13-8-43 un avión alemán cae en Area da Vila, Camariñas.



 El 28-8-43, un Liberator americano cae en Langosteira, Fisterra. Un Catalina americano ameriza en las cercanías, con tripulación rescatada por pesquero Palmira de Corcubión. En octubre de 1944 un avión transporte Douglas A-26 Invader americano aterriza en la playa de Traba de Laxe, con dos pilotos, Eugene Casale y John Kurek. Hay restos de otro avión en Camariñas, entre el castillo y el muelle, en una zona ahora ocupada por el actual muelle nuevo. Pero a estos debemos sumar nuevas citas. El 18 de mayo de 1942, un Martin Maryland AR744, avión de reconocimiento inglés, sobrevuela la base naval de Ferrol en busca de submarinos repostando en mercantes nazis, siendo atacado por baterías antiaéreas españolas. Pertenece al Ensign RLC Blyth de la Phpotographic Recconnaissanxe Unit. El 25 de mayo sobrevuela de nuevo Ferrol pero al estar el cielo cubierto se dirige a la ría de Camariñas, la cual fotografía. El 12 de febrero de 1942 cuatro aparatos De Havilland Mosquitos del 157 Squadron avistan 6 FW 200 alemanes del 7.KG40. Dañados dos alemanes, derribado uno, el de Karl Heinz Schairer. El 19 de febrero de 1944 cuatro aparatos De Havilland Mosquitos del 157 Squadron avistan y derriban al JU290 W. Nr 6179, 9V+FK del 2º escuadrón del FAGr5, al mando de Karl Heinz Schmidt, cerca de A Coruña. Pertenece al Fernaufklarunggruppe, grupo de reconocimiento de gran radio de acción de la Luftwaffe. Y conocidos son los ataques de aviones aliados a mercantes alemanes en nuestras aguas, a veces con la presencia protectora de aviación.

En Corcubión, el mercante alemán Werra suelta amarras, cargado hasta los topes de wolframio,

el 20 de agosto de 1942, cuando el sargento australiano Vivian John Watson penetra en el espacio aéreo gallego al mando de su Avro Lancaster, dotado de ocho ametralladoras y cuatro motores Rolls-Royce. Su misión es localizar, bombardear y hundir al Werra. Pero aparecen en defensa del mercante dos Junker 88 de la Luftwaffe a la altura de Sisargas. Es bien conocido que los alemanes habían construido en el municipio lucense de Castro de Rei el aeródromo de As Rozas para dar un inmediato mantenimiento a las tres antenas Electra Sonne (112 metros de altura) de Arneiro. El III Reich se servía de las instalaciones para canalizar la información de sus fuerzas navales y aéreas y cubrir un amplio espacio de mil millas, desde el golfo de Vizcaya hasta las costas de Canadá. El sistema Electra Sonne permitía a sumergibles y aviones determinar su posición exacta al emitir una secuencia de puntos y rayas que se interpretaban gracias a un escáner. Aviones militares alemanes lucharon en nuestros cielos contra los aliados y por ello tenían que contar con bases cercanas. Además la aviación civil española desde Santiago servía a los intereses nazis con pilotos nazis.



Manfred Schoffer, natural de Pforzheim, se dedicó junto a un grupo de aviadores de la Luftwaffe a espiar el Atlántico desde aviones cedidos para tal fin por Franco. Su misión era detectar barcos de todas las flotas aliadas y especialmente los que venían desde América con material de subsistencia o armamento. Los aviones estaban preparados para ellos en la pista de Lavacolla (Santiago) y los pilotos transmitían la información desde el hotel Méndez Núñez de Lugo, donde vivían. Manfred se integró en un grupo secreto de oficiales de la Luftwaffe que se hospedaban como civiles en el hotel Méndez Núñez de Lugo. Varias veces a la semana y en parejas formadas por un piloto y un observador, viajaban hasta Santiago, desde donde despegaban en aviones Junker de uso civil oficialmente españoles. En su mismo hotel los alemanes disponían de un aparato de radio de onda larga con el que transmitían al cuartel de mando de Berlín los detalles del convoy. Estos datos eran retransmitidos en clave a los submarinos que operaban en el Atlántico. También tenían espías y emisor de señales en Fisterra, en A Coruña, en los consulados alemanes en Galicia


.

AVIONES NAZIS INCORPORADOS A ESPAÑA



El Focke Wulf Fw-200 Cóndor, familiarizado con las costas de Camariñas, es un aparato de origen civil, pero adaptado para misiones de Patrulla Marítima y ataque a los convoyes aliados, mediante bombas de caída libre y, más tarde, misiles antibuque (bomba planeadora guiada por radio Rheinstahl PC 1400 X Fritz X y cohete Henschel 293). El caso de los Cóndor es reflejo del paso de la no beligerancia a la neutralidad española en la guerra. Casi todos los FW-200 se asignaron al Kampfgeschwade 40,KG 40, basado en Burdeos-Merignac, para realizar misiones sobre el Golfo de Vizcaya y el Atlantico. España y Portugal ofrecían una buena alternativa en el caso de problemas y solo era cuestión de tiempo el que realizaran aterrizajes de emergencia. Pero también aterrizajes consentidos y pistas habilitadas más o menos secretas. Dos ejemplares entraron en servicio en el Ejercito del Aire. El primer caso documentado de aterrizaje en España sucedió el 15 de junio de 1941. 



Tres Cóndor del 3/KG 40 fueron alcanzados al atacar un convoy a la altura del cabo de San Vicente. Uno de ellos se estrelló en Portugal. Otro Cóndor aterrizó en Navia (Asturias), con un muerto a bordo. Sin embargo no fue internado, fue reparado y tres días más tarde, despegó de vuelta a su base. El 5 de julio de 1941 otro Cóndor del 3/KG 40, averiado también tras atacar otro convoy, aterrizó en Tablada (Sevilla). El avión tenía problemas con los flaps que habían hecho aumentar el consumo de combustible. El Cóndor fue reabastecido, la tripulación arregló la avería, y en unas horas despegó de vuelta a Burdeos. El 2 de enero de 1942 otro Cóndor, tuvo que amerizar en la ría de Camariñas, donde se hundió. La tripulación sobrevivió y fue repatriada. El 13 de agosto de 1943 un Cóndor del 9/KG 40, realizó un amerizaje forzoso, también en Camariñas, después de resultar dañado en un combate con un B-24 Liberator de patrulla marítima. El avión fue desmontado y las piezas trasladadas a la maestranza aérea de León. El 15 de octubre de 1943 un Fw-200 C-4 del 7/KG 40, numeral F8+JR, realizó un aterrizaje forzoso en el aeródromo de Santiago de Compostela. El Focke Wulf quedó internado.



 De los Cóndor, uno fue reparado con piezas del desmontado en León, el caído en Camariñas en 1943. Un modelo relacionado con nuestras costas es el famoso Junkers Ju-88. Los Ju-88 C-6 del V/KG40 constituían un pequeño grupo de cazas de largo alcance de la Luftwaffe y operaban sobre el Golfo de Vizcaya, desde Cazeaux (Francia). Al menos dos J-88 C-6 del V/KG 40 se internaron en España durante la guerra. En 1943 se hicieron algunas compras, pagadas con materias primas en su mayoría, para reforzarse ante un eventual ataque aliado y compensar la obsolescencia de los aviones disponibles: Se compraron tres He 111 J y tres He 111 H, dedicados a sondeos meteorológicos, pero de los que se sospecha que fueron transferidos a España para efectuar reconocimientos meteorológicos en apoyo de Alemania (los aviones pasaban sus revisiones y puestas en hora de motores en bases aéreas alemanas en Francia, iban pilotados por españoles pero el resto del personal de vuelo era alemán). Los aviones estaban encuadrados en la escuadrilla de Sondeos Metereológicos de Barajas, que dependía de la Dirección General de Protección al Vuelo del Ministerio del Aire. En noviembre de 1943 se firma la compra de 10 Ju 88 A-4. A los Ju 88 comprados se les unieron otros internados, a los que se les efectuaron reparaciones. El importe final de la factura que cobró Junkers ascendió a 7.500.000 RM, con lo que la cifra total de Ju 88 ascendió a 10 más 18 (internados). También en 1943 se compraron de segundo uso a Alemania 15 cazas Bf 109 F-2/F-4. Fue un año duro por la falta de combustible por lo que incluso los aviones de Iberia apenas volaban.



No hay comentarios:

Publicar un comentario